DESRATIZACION



Consiste en la aplicación tanto de medidas físicas como la utilización de productos específicos, capaces de mantener  una instalación libre de roedores.

Cuando hemos encontrado rastros de ratas, es mejor actuar rápido.

Para comenzar la desratización es necesario conocer los hábitos de las ratas y mantenerse alerta si es que estamos teniendo una infección.

Hay que tomar medidas de higiene ya que parte del proceso de desratización es también la prevención.
Las ratas están acostumbradas a vivir cerca de las instalaciones humanas, ya sea por comodidad como por encontrar muy fácilmente alimentos.

El peligro de este contacto tan cercano de las ratas, son las enfermedades que contagian al ser humano y también la destrucción que producen en los lugares.

Las ratas son muy audaces y están adaptadas morfológicamente de manera especial para poder sortear obstáculos fácilmente. Es así que pueden trepar, nadar, moverse con poca luz, y escabullirse por lugares muy pequeños.

Clases de roedores:
    ·        Ratón doméstico, (Mus musculus)
    ·        Rata gris, (Rattus norvergicus)
    ·        Rata negra, (Rattus rattus)

El tratamiento destinado al control de roedores. Las técnicas utilizadas son:

 ·        Control pasivo: medidas físicas o de infraestructura utilizadas para evitar el paso de roedores al interior de las instalaciones u hogares. Algunas  medidas de control pasivo son  colocar mallas en las ventanas, ajustar la puerta a ras del suelo, tapar agujeros al exterior.

 ·        Control activo: uso de productos biocidas para exterminar al roedor. Estos productos, denominados rodenticidas, destruyen al roedor provocando hemorragias internas. Como medida preventiva, deben utilizarse introduciéndolos en cajas especificas con cierre de seguridad (cajas porta cebos). Las cuales deben estar fijas  al suelo en industria alimentaria, correspondiéndose su situación con la indicada en un plano denominado plano porta cebos.

Se deben tener en cuenta diversos aspectos para el control de plagas en viviendas particulares:
     1.     Reducir la cantidad de residuos orgánicos que se pueden acumular en la vivienda.
     2.     Mantener desagües, arquetas y sumideros en buenas condiciones.
     3.     Evitar mantener comida de animales domésticos en zonas exteriores, ya que esta sirve de reclamo a los roedores.
     4.     Eliminar los posibles refugios en zonas exteriores, para evitar posibles  asentamientos.

TS ambiental  dispone de una amplia experiencia en solucionar este tipo de problemas.

NO DUDE EN LLAMARNOS.